Tramo 25. Ontur-Jumilla

Entramos en la Región de Murcia por tierra de vinos con denominación de origen. Jumilla es la localidad más grande que pisamos desde que saliéramos de Teruel 11 días antes. Y aquí se nos presentará un dilema: quedarnos en alguno de los hoteles o casas que hay en la ciudad, pudiendo así visitarla tranquilamente por la tarde, o caminar 6 kilómetros de la siguiente etapa para subir al Monasterio de Santa Ana, donde los monjes acogen al peregrino (conviene llamarlos con antelación), lo que supone una experiencia casi única en este Camino de la Vera Cruz de los Templarios.

Imágenes de Juan Canicio, extraídas de aquí.

jumilla

Jumilla da nombre a una de las denominaciones de origen más renombradas de nuestros vinos nacionales. Una ciudad dedicada en cuerpo y alma al desarrollo y producción vinícola. Los aficionados podrán visitar alguna bodega en el mismo núcleo urbano.

En cuanto a patrimonio religioso, destaca la Iglesia de Santiago, iniciada en el siglo XV y finalizada en la siguiente centuria. La Iglesia del Salvador es otro de los templos más queridos por los jumillanos, del siglo XVIII. Nuestra salida de la población pasa junto a la vistosa Ermita de San Agustín, de mediados del XVI, restaurada entre 1949 y 1950. Numerosas ermitas se diseminan por el entorno de Jumilla.

El castillo es el edificio civil más representativo de la ciudad, a la que domina. En este emplazamiento han existido distintas fortalezas, desde época romana, pasando por el período musulmán. El que hoy se contempla y que mantiene un estado perfecto lo construyó el Marqués de Villena en el siglo XV.

El Casón es un panteón funerario paleocristiano del siglo V, declarado Monumento Nacional en 1931, y que está en el casco urbano. Es una auténtica joya.

El Palacio del antiguo Concejo o el Arco de San Roque son sólo dos ejemplos más del vasto patrimonio que Jumilla ofrece al visitante.

 

ALOJAMIENTOS:

AYUNTAMIENTOC/Cánovas del Castillo, 31. Tfno. 968 782 020. info@jumilla.org